jueves, 27 de octubre de 2011

Sobre las azoteas de Madrid.


Los tonos rojizos del atardecer son un poderoso atractivo para la vista, tanto que hasta los aurigas detienen sus cabalgaduras para su contemplación.
. . .

Publicado también en mi blog, "De Fotos y Otros Asuntos".

5 comentarios:

Eloy Morales M dijo...

¡Fantástica imagen! Un saludo desde Granada.

Odel dijo...

Un cielo genial

Amio Cajander dijo...

MAGNIFICA!

PhotoViajeros dijo...

Muy muy chula, si señor.
Tenía pendiente subir al mirador del palacio de correos pero después de ver esto ya no lo demoro más!

Saludos

Antonio Herrera dijo...

Muchísimas gracias por los comentarios.

Aunque este es el típico caso en el que todo el mérito hay que atribuírselo a la atmósfera, al fotógrafo solo le queda el estar ahí.