lunes, 5 de octubre de 2009

Cuatro de cinco...


En el 2004, al visitar la sobrecogedora e inconclusa obra del maestro Gaudí, la "Sagrada Familia" me impresionaron las formas tan auténticamente logradas y el nivel de detalle en toda la estructura. Lo emocionante de la experiencia fue justamente la sensación de pequeñez espiritual ante el divino Ser y de pequeñez intelectual ante el gran arquitecto... En ese entonces, en medio de las torres se encontraba este elemento de construcción, que en mi composición llamaré Número 5. Supongo que hoy ya no estará presente...

* Ana Veronica Andrade

5 comentarios:

josé luis dijo...

Un contraluz que convierte a las cuatro torres en capiruchos de cofrades sigilosos en el atardecer. La otra queda como un lanza cohetes al mañana...

Saludos

Marcos Martínez Cerceda dijo...

yo hubiera metido un flash de largo alcance a esa fotografía para darle un poco de iluminacion a la catedral. Pruebalo, te quedará algo muy interesante.

Ana Veronica Andrade dijo...

Hola Marcos! gracias por tu comentario. La verdad mi idea era justamente tener el contraluz, no me interesaba ver lo explícito sino esa maravillosa silueta contra el azul del cielo que parece que se la está devorando. Igualmente, lo probaré.

Http 501 dijo...

Bonito contraluz... espero que pueda ser fotografiado más tiempo...

PhotoViajeros dijo...

Ha quedado una silueta muy chula de lo que es la Sagrada familia desde sus orígenes, una eterna obra maestra incompleta.

Saludos!